domingo, 27 de enero de 2013

La humillación escolar

Extrait d'une interview au sociologue Laurent Mucchielli (France Inter, 12/11/2005) sur les violences dans les banlieues français en 2005. La colère des jeunes des banlieues brulait non seulement des voitures mais même des écoles:
Je crois que pour le comprendre, il faut revenir à cette humiliation scolaire, au fait que dès le collège, ces jeunes ont le sentiment, c'est tout le paradoxe, que l'école dès lors n'est plus un lieu de promotion sociale, mais est un lieu d'échec, un échec qui renvoie à une humiliation personnelle, on est renvoyé à son infériorité, et que donc en réalité loin d'être un lieu de promotion, c'est une barrière, c'est la première barrière qu'ils ressentent et qui va les séparer de l'autre monde, le ghetto et puis le monde de ceux qui ont réussi. 

sábado, 24 de noviembre de 2012

El desorden en el aula, 2

                The Schoolmaster, de Adriaen van Ostade (1610 - 1685), pintor y grabador neerlandés.

                               "The ass in the school", de Pieter the elder Bruegel, 1556.

Continuamos intentando poner en imágenes -que es como intentar representar, poner algo de sentido y de orden-  el caos al que en ocasiones nos enfrentamos en las aulas. Un desorden o pandemonium especialmente presente en los difíciles tránsitos del alumnado y profesorado entre primaria y secundaria (algo de lo que hablaremos en otra entrada).
 Alumnos que salen de clase sin avisar, colas de alumnos que piden ir al servicio; peleas que estallan de repente, sin esperarlo; alumnos con necesidades educativas especiales, con carencias socioculturales o con tratamientos psiquiátricos, mezclados con otros alumnos sobredotados  o simplemente asustados de tanto grito, insulto y amenaza entre sus compañeros...
Esta semana las clases de 1º de E.S.O. han sido algo caóticas. Después del examen, que terminaron pronto, era casi imposible hacer alguna actividad algo ordenada con la clase. Unos alumnos se pusieron a pelear mientras otros intentaban terminar su examen,
En el siglo XVII se desarrolló un género artístico -con artistas como Adriaen van Ostade, Adriaen Brouwer y Jan Steen- en torno a la representación de la "escuela sin reglas", en la que se mezclaba el simbolismo medieval con la sátira campesina, y del que "El Asno en la Escuela", de Pieter Bruegel el Viejo, es un cuadro fundador.
Al parecer Bruegel estuvo comprometido con los debates humanistas sobre las prácticas pedagógicas de la época. En The Ass in School aparece representada la parafernalia escolar del abecedario y las tablillas, pero su uso está lejos de la utilidad del estudio. El profesor levanta su vara sobre el trasero de un alumno, algo a lo que se oponían los educadores humanistas de la época. Un asno, que aparece erguido sobre sus patas traseras, y asomado a una ventana abierta, parece simbolizar la imagen del estudiante al que se es incapaz de enseñar algo (¿o será al profesor que no sabe lo que enseña?). La partitura musicial, las lentes y el candelabro sobre el borde de la ventana parecen insistir en la inútil pretensión de enseñar al asno. Una inscripción en la parte de abajo del cuadro subraya la incapacidad del asno para ir más allá de su naturaleza. ¿Una sátira cruel de la "inadecuada" o "incapaz" naturaleza de algunos estudiantes para la enseñanza o una denuncia humanista de las malas prácticas educativas? Prefiero creer en lo segundo.

martes, 13 de noviembre de 2012

Huelga 14-N

                             Mañana iremos a la huelga y a la manifestación. Por muchísimas razones.
                                                                    Os esperamos.

jueves, 8 de noviembre de 2012

El desorden en el aula, 1

Este es un cuadro del pintor Jan Steen (1625-1679) que pude ver este verano en el Scottish National Gallery de Edimburgo. Se titula "A School for Boys and Girls" y representa el pandemonium de una escuela holandesa, un desorden tranquilamente ignorado por el maestro y su esposa. Un retrato del humanista Erasmo de Rotterdam asoma abandonado bajo un montón de papeles bajo el pupitre, en la esquina inferior derecha del cuadro. Un muchacho ofrece un par de anteojos al búho colgado cerca de una lámpara, representando un proverbio holandés: ¿Para qué sirven las lentes o la luz si el búho no quiere ver? Irónicamente, el búho era también un símbolo de la sabiduría, el atributo de la diosa Atenea.
El cuadro parece en algunos aspectos inspirarse irónicamente, en su composición, en La Escuela de Atenas de Rafael, contrastando el caos de esta clase con la representación de los grandes sabios de la antigüedad. (Traducción adaptada de la guía oficial)

Todo esto no aparece aquí por un resabo erudito sino porque esta imagen me recuerda en ocasiones el caos de las clases de 1º de E.S.O. de este curso. Porque acabamos preguntándonos si realmente se puede enseñar algo al que todavía no ha tenido, o no hemos sabido despertar, la curiosidad por las materias o cuestiones que proponemos en clase.
También nos lleva a pensar este cuadro, y otros como él, que la dificultad de enseñar no es de nuestra época, que no es que el alumnado sea peor o mejor que en otros tiempos, que no es probablemente una cuestión de que desconozcan lo que llaman la "cultura del esfuerzo", como niños y niñas malcriados por el consumo y la publicidad. Es un problema con distintas formas y manifestaciones históricas y culturales, pero que quizás esté en el mismo planteamiento de la escuela, de la educación separada de los niños respecto a los demás aprendizajes sociales, de la instrucción parcelada de los saberes y aislada de sus contextos prácticos y de descubrimiento.

jueves, 1 de noviembre de 2012

Contra la privatización de la enseñanza

En una reunión constitutiva del Frente Cívico de Marchena, un compañero hizo mención, en el contexto de la denuncia de la privatización de los servicios públicos, al caso del colegio infantil Platero, del pueblo madrileño de Meco, que, a pesar de las fuertes protestas de los padres, pasó el curso pasado a manos de Eulen, una empresa especializada en servicios de limpieza y seguridad. Esta compañía había ganado un concurso público de la Consejería de Educación presentando una oferta claramente inferior en baremos educativos pero mucho más barata en lo económico, quedando así clara la mercantilización de nuestro sistema educativo (Fuente: El País).

La polémica llegó hasta la Cámara regional madrileña. En ella, la consejera de Educación, Lucía Figar, denunciaba al parlamentario socialista:  "¿Qué me está pidiendo, que prevarique, que manipule la adjudicación de un contrato?"; a la vez que lo justificaba señalando que  la empresa Eulen era la que mejores condiciones presentó entre la oferta económica y la educativa, y pidió al PSOE que pregunten a sus compañeros del exgobierno del "Tripartido en Cataluña o en Castilla-La Mancha donde Eulen también gestiona escuelas infantiles" (Fuente: Diario de Alcalá.es).

Como ya he escrito en el blog de la asamblea de mi Centro, este alarmante proceso de mercantilización y privatización de servicios sociales, incluida la educación, no es algo que se haya inventado la presidenta de la Comunidad de Madrid, es, por el contrario, un proceso que ya se lleva desarrollando en otros países europeos, y cuya lógica neoliberal es también aplicada por los gobiernos socialdemócratas, contagiados de esta "neolengua" capitalista empresarial (perdón, "de emprendedores").
Esta fiebre "privatizadora" tiene su apoyo incluso -como ha señalado en un artículo E. J. Díez Guitiérrez- en el mismo Tratado de la Constitución Europea, en el que los servicios públicos, como la educación pasaron a denominarse Servicios Económicos de Interés General, por lo que, al no ser definido explícitamente como un derecho, la responsabilidad de la educación termina diluyéndose entre otros agentes sociales ajenos al Estado. Pero esto será objeto de la próxima entrada en este blog. Hasta entonces.

No molestar en clase, por favor

Algunos alumnos se han quejado estas semanas de los compañeros que "molestan y no dejan dar clase". Y una alumna llegaba a afirmar que "lo mejor si no quieren estudiar, es que dejen el Instituto". No sé si es casualidad pero escucho ahora con más frecuencia estas críticas. ¿Por el aumento de la ratio en las aulas? ¿Por las dificultades del profesorado para atender a la diversidad del aula? ¿Por la insolidaridad que en ocasiones se refleja en nuestra sociedad y en sus propuestas de salida de la crisis?
¿Qué hacer con esos alumnos a los que no se les ofrece otra alternativa que el currículum oficial? ¿Qué atención social encontrarán fuera de las aulas? ¿Qué espacios de aprendizaje y convivencia les ofrecemos fuera de las escuelas?

domingo, 28 de octubre de 2012

Huelga de estudiantes


La semana pasada hubo una huelga de estudiantes contra los recortes en educación y otros servicios sociales. Lo extraño de esa semana es que el profesorado no fue convocado a la huelga por sus sindicatos, cuando si la siguieron alumnado y padres. Fue una huelga diferente: una convocatoria de tres días a la que el último día se unió la Confederación de Padres, que propuso no enviar a los niños al colegio. Las reacciones de ciertos sectores de la prensa y del Ministro fueron bastante groseras, como invitando a radicalizar las protestas para así mejor reprimirlas y desautorizarlas. Entre el alumnado, con la polarización social creciente en nuestro país y la desinformación de los medios de comunicación de masas, hubo cierta confusión. Además, parte del profesorado y de la dirección de los Centros educativos públicos se unieron a esa confusión, llegando a coartar en ocasiones el derecho de protesta del alumnado (como se ha denunciado en la asamblea provincial de la Marea Verde).
En el blog de la Asamblea del Centro recogí, dedicándoselo al alumnado, el lema de la revista italiana L'Ordine Nuovo (en la que escribió Antonio Gramsci), que decía:
Instruyánse porque tendremos necesidad de toda vuestra inteligencia.
Agítense porque tendremos necesidad de todo vuestro entusiasmo.
Organícense porque tendremos necesidad de toda vuestra fuerza.